--- COFRADIA NTRA. SRA. DEL MAYOR DOLOR Y CRISTO DE LA BUENA MUERTE. ---
   
  Cofradia Nuestra Señora del Mayor Dolor y Cristo de la Buena Muerte
  El Convento Alcantarino y las secuelas de la desamortización
 

 

El convento alcantarino y las secuelas de la desamortización.
 
            En su parte exterior, abrazado las puertas de iglesia y convento, tiene un extenso patio cerrado con tres portados de salida al N., O. y S. El centro de este patio lo ocupaba una hermosa cruz de piedra, que la venalidad del comprador arranco en un rapto de ira contra la municipalidad, por el motivo que pasamos a narrar.
 
            En el año de 1861, en atención al mal estado del reloj de la villa, adquirió el municipio una nueva máquina y teniendo necesidad de una campana apropósito, acordó utilizar la de este convento como la de mejor sonido. Al efecto, y para que no faltase campana a esta iglesia, que seguía al servicio publico, dispuso y mandó para el objeto la traslación de una de las dos que tenia la ermita de San Lázaro. Nada satisfizo al señor Morales (apellidos del comprador), y no teniendo derecho para oponerse al mandato, descargó su cólera sobre la antedicha cruz, el campanario que mandó derribar y cerrar la iglesia para el público. Este entredicho duró hasta la toma de posesión del nuevo ayuntamiento, que sustituyó al anterior, pero sin conseguir por ello la devolución de la campana.
 
            Este convento, según la estadística del año de 1753, constaba en aquella época de diez y ocho sacerdotes, cuatro coristas, seis legos y siete donados. La limosnas que percibía para los fines que se indican, eran las siguientes: “ Las señoras de Guzmán y Carbajal seis arrobas de aceite para la lámpara de su capilla; el sindico del convento 200 reales para el culto de la antedicha capilla; el marqués de Lorenzana seis arrobas de aceite para la lámpara del Cristo de la salud, y 100 reales para la función de San Pedro Alcántara; D. Antonio Arias, como heredero de Doña Ana de Toro, su mujer, 100 reales para la función a Santa Teresa de Jesús; D. Francisco Rodríguez, como poseedor de un vinculo, 100 reales para ayuda del culto y vestuario de los religiosos; D. Pedro Varona, como poseedor de una capellania, cuatro arrobas de aceite para la lámpara del Santísimo; María García, viuda de Miguel Sánchez, 23 reales para el culto, y 500 reales del Concejo por los sermones de cuaresma”.
 
            Los dos edificios del convento y su iglesia, a excepción de las dos capillas particulares, se malvendieron, o mejor dicho, se regalaron a la extinción de la comunidad, que fue expulsada en el mes de Septiembre de 1835.
 
            Muerto en el año de 1869 el comprador, Francisco Antonio Morales, natural de Portugal, su heredero, párroco de un pueblo de la Nación vecina, hizo cesión verbal de la iglesia, esperando ciertos arreglos para elevarla a documento público.
 
            Establecida en esta iglesia (año 1870), la congregación del Corazón de Jesús, bajo la dirección del entonces subdiácono, hoy presbítero, D. Pedro Guerrero, este con recursos de limosna ha reparado en su mayor parte el pavimento bastante deteriorado, demolido la pared que con tanto desacierto levantó el comprador del edificio, y otras mejoras que proyecta.
 
 
ESCRITO POR:
Don Juan de la Cruz Gómez – Jara y Herrera.
Apuntes Histórico-Tradicionales-Descriptivos de la Villa de Fuente del Maestre, 38 años antes de Jesucristo hasta nuestros días.
 
  Hoy habia 1 visitantes (26 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Creada por Estomil 2008  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=