--- COFRADIA NTRA. SRA. DEL MAYOR DOLOR Y CRISTO DE LA BUENA MUERTE. ---
   
  Cofradia Nuestra Señora del Mayor Dolor y Cristo de la Buena Muerte
  El Sueño de un Cofrade
 


Dejadme, como San José, tener un sueño que aclare mis dudas; no despertéis mi sueño para que, como los Reyes Magos, evite los peligros de la vuelta a Herodes ¡ Hay tantas clases de Herodes! No estorbéis mi sopor para soñar, como San Pedro, en un tapiz que baja del cielo donde todo cabemos, donde nadie sobra, hay siempre un lugar para cada uno.

Quiero soñar con unas Cofradías que lo sean de verdad: verdaderos hervideros de amor a Dios y al prójimo; auténticos núcleos de espiritualidad y transformación interior, capaces de crear condiciones de mayor justicia para los más pobres, genuinos cenáculos donde Cristo pueda enseñarnos con su palabra, su catequesis, su liturgia, su presencia en los sacramentos...

No me despertéis todavía. Deseo seguir soñando con Hermandades que ayuden de verdad a sus miembros a ser más personas, más amigos, más leales... Hermandades que colaboren con otras instituciones e incluso las apadrinen: ¿Qué mejor corona necesita nuestra Madre, la Virgen María, que aquella que cubra a sus pobres? ¿Qué mejor manto que aquel cuya protección se extiende a los enfermos, niños abandonados o emigrantes y presos? ¿ Qué  mejor palio que cubrir a los " sin techo"? ¿ Acaso no serán para Cristo las coronas de oro,nuevas coronas de espinas?.

¡ Que me dejéis soñar he dicho! No quiero despertarme, quiero seguir soñando y comprender que el único paso costoso que Cristo necesita de sus Cofradías es el  de nuestras buenas obras... sin ese "paso" no camina, sin tal "respiradero" se ahoga, sin buenas obras de los cristianos Cristo queda reducido a un mensaje histórico respetable pero sin incidencia en la vida personal o comunitaria.

Quiero soñar unas Cofradías profundas: profundamente espirituales, profundamente formativas, profundamente solidarias...

Si no queréris no compartáis mi sueño, pero ¡ eso sí! No me despertéis tampoco para decirme que mi sueño es imposible:me sumo al realismo de la utopía y establezco en mi amor más hondo una guerra sin cuartel contra la superficialidad intranscendente que acompaña a tantas Cofradías.No me da la gana de vivir la pesadilla que otorga a las Hermandades el rincón de lo folklórico, lo esperpéntico o lo tragicómico, bien en esteticismo barrocos de imágenes dolientes, bien en borracheras campestres durante las romerías... Esa es una pesadilla herodiana como la de los Magos... Yo quiero un sueño liberador como el de San José, un sueño de participación tolerante y fraterna como el tapiz de San Pedro en los Hechos de los Apóstoles.

Si es para la pesadilla, no os molestéis en despertarme.

 
  Hoy habia 1 visitantes (21 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Creada por Estomil 2008  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=